657 045 969Lunes a Domingo de 10 de la mañana a 10 de la noche (cerramos los jueves)

¿PODEMOS SER OPTIMISTAS?

Escrito en la categoria: ManoloGonzalez

¿PODEMOS SER OPTIMISTAS?

Es la pregunta que debemos hacernos ante el comienzo de una nueva temporada taurina

Llegamos al final de la anterior sumidos en un cierto desencanto. Esta Fiesta de nuestra afición más sentida, atraviesa momentos difíciles. Menor número de asistencia de público a las Plazas, menos festejos con la consiguiente reducción de contratos que afectan a los intereses económicos de profesionales y, donde los ganaderos han sido los grandes perdedores, por cuanto se habla de miles de toros que se han ido directamente del campo a los mataderos, en lugar de haber vendido cara su vida en cualquier ruedo nacional o extranjero.

Para que tengan una idea de lo que esto significa, criar un toro para ser lidiado como tal, viene a suponer un gasto o inversión entre 4.500 y 5.000 €. Cantidad o cantidades en las que incluir, alimentación, sanidad, cuidados y todo lo que conlleva de salarios de personal, espacios de las dehesas, vacas madres, sementales y algún que otro etcétera.

Es fácil suponer que la lógica mercantil nos llevaría a pensar que una corrida de toros, seis ejemplares, con un margen comercial por animal de 1.000€, estaríamos hablando de unos 36.000 €. Pues bien, hubo corridas que se vendieron por 18.000€ y hasta menos. Una ruina. En ocasiones se han enviado corridas a determinadas plazas por lo que quisiera dar el empresario, y es que una vez transcurrida le edad para

poder ser lidiados, no mas de cinco años, su valor en carne, es de 600€.

Aquí exceptuamos a los ganaderos que lidian sus camadas a muy buen precio, por ser demandadas por las figuras o aficionados. Dicho de otro modo; corridas “toristas” o “toreristas”.

Ya se alzan voces en el sentido de que si el poder adquisitivo de los aficionados, es el que es, unido a una desafección de los jóvenes por la Fiesta, a lo que sumar los movimientos contarios al espectáculo, hay que conseguir una bajada de los precios para hacer accesible la entrada a los cosos taurinos, por lo que hay que bajar los honorarios a todos los protagonistas de los festejos. Pero ¿por donde empezar?.

Primer pinchazo. La empresa de Sevilla sugiere una bajada en los contratos de las figuras y, estas lo rechazan por entender que se minusvalora su categoría. En bloque hacen un comunicado y piden la marcha de la Maestranza de sus gestores.

Los carteles de la Feria de Abril y siguientes programaciones con otros toreros ya son conocidos. Veremos que pasa

De siempre se ha dicho que la Fiesta de los Toros, necesita un cambio. Que es un espectáculo anclado en el tiempo. Que debe evolucionar. ¿Pero cómo? Seguimos con más preguntas que respuestas.

Ante la temporada 2.014, parecen soplar “nuevos vientos”.Las Presentaciones de Julián López “EL Juli” y la posterior de “Morante de la Puebla, con videos incluidos, declaraciones de los matadores con todo lujo de detalles, hacen suponer que algo está cambiando o que el marketing, está entrando en el hermético mundo del toreo.

A ello hemos de añadir, por sentirnos optimistas, los pasos dados por la Administración. Y aquí hablamos de apoyo y protección a la Fiesta de los Toros que cada vez que los Gobiernos echaban una mano a la Fiesta, daba la sensación que lo hacían al cuello.

El denostado por otros sectores, Ministro de Educación Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, se “fajaba”, declarando que “El Estado tiene el deber de la promoción de la Cultura. Además, la Tauromaquia no es de izquierdas ni de derechas, es una cuestión de libertad” A que queda bonito. Más lo sería si comenzasen por bajar el IVA con el que graban las entradas.

Pero sigamos siendo optimistas, por lo menos hasta la celebración de la Feria de San Lorenzo; luego pediremos hasta final de temporada y sucesivas.

El 2 de Octubre de 2.013, la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, aprobaba el texto definitivo de la proposición de Ley de la I.L.P. (Iniciativa Legislativa Popular) por la que la Tauromaquia fuese considerada como Patrimonio Cultural Inmaterial, no como BIC (Bien de Interés Cultural), como en su un momento se propuso.

Días después, el 9 de Octubre, era aprobada por el Congreso de los Diputados e igualmente lo hacía el Pleno del Senado de fecha 6 de Noviembre.

Posteriormente, el Boletín Oficial del Estado de fecha 13 de Noviembre de 2.013, publicaba la ley que declara a la Tauromaquia, Patrimonio Cultural. Esa protección de la Tauromaquia conlleva el compromiso del Gobierno de impulsar los trámites que la llevarían a su inclusión en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Vendría a continuación (19.12.2013) la aprobación del PENTAURO (Plan Nacional de Fomento y Protección de la Tauromaquia), un ambicioso Plan y cuyas conclusiones, por no hacer demasiado extenso este articulo, invito al lector-aficionado, a consultar en cualquiera de las páginas de Internet de contenido taurino, bien en el BOE o en las del Ministerio de Cultura.

Sirva como resumen que se pretende promover una Fiesta de los Toros más abierta, viva y participativa, cercana y accesible a todos, competitiva y con capacidad de adaptarse a los tiempos modernos y a los cambios políticos, sociales, económicos y culturales que se vayan produciendo.

Y con esa carga de optimismo, nos quedamos, y ante la tristeza que nos produce el que en Barcelona o San Sebastian, unos pocos nos hayan privado de la “libertad de elección”, invito, a los amigos aficionados oscenses a que disfruten con sentido del humor, de las evoluciones sobre las pistas televisivas, que no sobre el ruedo, de Miguel Abellán, en plan Fred Astaire o Manuel Díaz “EL Cordobés” como Fred junto a Ginger Rogers.

MANOLO GONZÁLEZ.

Miembro de la Academia Española de la Radio